Batidos verdes I: Menos es más


Supongo que todo el mundo ha oído hablar de los batiros verdes! Según cuentan por ahí son la boooomba, y os he de decir que ¡ES VERDAD!.
Yo me he acostumbrado a, casi cada mañana, prepararme un batido (que no zumo) de un litro, y me lo bebo a media mañana y a media tarde.
Si os parece, haré una serie de post contando los beneficios, trucos y recetas de los batidos verdes, porque realmente creo que son un gran invento y que mejoran mucho nuestra salud y vitalidad.
El tema de hoy es...

MENOS ES MÁS

Mucha gente, y yo la primera, al empezar con los batidos piensa que mientras más frutas y hortalizas eche pues mejor, y eso no es así. De hecho, yo ahora me los hago de una sola fruta y un tipo de hoja verde ¿Porqué?
Pues porque hay frutas ácidas, semiácidas, neutras y dulces. Y para digerirlas, el estómago necesita unos jugos gástricos diferentes, y claro si tomamos a la vez una fruta ácida con una dulce, el estomago produce dos jugos gástricos diferentes entre si, que se neutralizan y claro, eso ralentiza mucho su digestión y por tanto la fruta empieza a fermentar...
Así pues el truco es sobretodo no mezclar frutas, y si lo haces que sean dos neutras.
Y en cuanto a las hortalizas yo ahora solo pongo un tipo, porque sino al final me daba la sensación que siempre sabían a lo mismo.... ahora solo pongo espinacas, o hierbabuena, o perejil, o acelgas....



Y dicho esto os dejo con una receta de un zumo que está muy rico de perejil y manzana.

Ingredientes:
-un gran manojo de perejil*
-2 manzanas
-una cucharada de café de canela
-agua al gusto (a mi me gustan bastante líquidos)

*Según tus gustos, y sobretodo si estás empezando en esto de los batidos, puedes poner poca cantidad de hoja verde, pero con el tiempo lo interesante sería que como mínimo la mitad del zumo fuera de hoja verde y la otra mitad de fruta.

Preparación:
Lo añades todo en la batidora, y a batir. Mientras más rato esté batiéndose pues mejor quedará de textura, porque por ejemplo a mi me resulta bastante incómodo irme encontrando algún trocito de hoja verde o de fruta mientras bebo.

Y como diríamos en mi tierra: ¡Bon profit!


*Si os interesa el tema de los batidos verdes os recomiendo un libro que se llama La revolución verde, de Victoria Boutenko; y el documental Gordo, enfermo y casi muerto (aquí os dejo el link con subtítulos en español).

No hay comentarios

Publicar un comentario